Tu mejor aliado en el campo

Tu mejor aliado en el campo no es el sol o una lluvia abundante, sino un instrumento que aunque pareciera olvidado ante la revolución tecnológica, aún sobrevive por tradición en muchas zonas rurales españolas donde se realizan campeonatos recreativos de siega, en los que comprar guadañas baratas es muy fácil.

La guadaña requiere un diseño elaborado para que su empleo produzca buenos resultados. Este instrumento se compone de una cuchilla y un mango. La cuchilla tiene forma de arco de gran radio, que se prolonga en punta por la extremidad libre. Suele ser de acero, más por su resistencia que por su maleabilidad.

En España, es más habitual la guadaña de mango recto, si bien no dejan de emplearse en muchas comarcas las de mango curvo.

Una tarea importante para su correcto funcionamiento es el afilado o picado. Para que el filo corte suavemente la hierba de forma que el segador deba realizar menos esfuerzo hay que afilarlo cada cierto tiempo, ya que los golpes con ramitas o piedras lo desgastan bastante.

Esto se realiza normalmente dando pequeños golpes al filo con un martillo especial dedicado a tal efecto, a modo de yunque sobre una especie de clavo hincado en el suelo y también diseñado para esta labor.