El peligro del consumismo

En el tratamiento de las dependencias aparece descrito el consumismo, quizás no sea una adicción propiamente dicha, pero no son pocas las personas que sienten dependencia del consumo y se sienten mejor después de haber comprado u obtenido algo que desearan, aunque realmente no lo necesitara.

El consumismo que no es lo mismo que el consumo, llega a provocar en las personas un hábito peligroso, en el que se sobreestima el valor de las cosas, y creemos necesitarlas al punto de pensar que podemos enfermar si no las tenemos.

Lo que comienza tan solo como una práctica en la que no podemos dejar de adquirir algo en una tienda porque otra persona lo compró primero que nosotros, puede terminar en un trastorno obsesivo, en el que ya no seremos dueños de nosotros mismos.

Las personas deben tener claro que solo es suficiente con aquellos elementos que nos urge tener de verdad al alcance de la mano para vivir de manera digna, pero que de nada vale, malgastar dinero y recursos en objetos que a la larga apenas llenarán un vacío en nuestras vidas que es más grande mientras más se consume.

El peligro del consumismo es latente, y se siente con más fuerza en aquellos países del primer mundo, en el que casi todo tiene un precio.